Ceeertify colabora en la difusión del Certificado Energético

Conoce la certificación que necesitarán todos los inmuebles en venta o alquiler.

El pasado 1 de Junio de 2013 entró en vigor el R.D. 235/2013 para la Certificación Energética de Edificios Existentes que será exigible en todos los contratos de compraventa o de alquiler de cualquier vivienda, oficina o local. La aprobación de este R.D. corresponde a la transposición de la Directiva Europea 2002/91/CE. Actualmente en España para vender o alquilar cualquier inmueble, éste habrá de tener su correspondiente Certificado de Eficiencia Energética (CEE), dado que forma parte de la información básica que el vendedor o arrendador debe facilitar al comprador o inquilino de cara a la compra o el alquiler del inmueble.

El Certificado de Eficiencia Energética es el documento generado como resultado del proceso de verificación de las características energéticas de un inmueble. Este proceso estudia de forma objetiva y cuantitativa las condiciones constructivas de un inmueble y sus instalaciones, para otorgarle una calificación energética en función de la relación entre su consumo en energía y las características del inmueble.

El Certificado de Eficiencia Energética sirve para que los futuros inquilinos o compradores puedan valorar y comparar el consumo energético del inmueble antes de su alquiler o compra, con el fin de favorecer la promoción de inmuebles de alta eficiencia energética. Además incorpora propuestas de mejoras energéticas, recomendadas por el técnico habilitado, para que el inmueble consuma menos y se reduzcan los importes de las facturas en energía (electricidad o gas, entre otros). Para propietarios de inmuebles representará la oportunidad de revalorizar sus inmuebles, permitiéndoles también disponer de ventajas competitivas respecto a los restantes competidores.

El Certificación de Eficiencia Energética ha de ser realizado por técnicos competentes que estén en posesión de la titulación académica y profesional habilitante, las cuales son: arquitecto, arquitecto técnico, ingeniero e ingeniero técnico. Existen empresas que cuentan con técnicos habilitados por todo el territorio nacional para poder ofrecer soluciones globales a los clientes.

El proceso de la certificación comienza con un estudio detallado por parte de un técnico habilitado de las características que afectan al consumo energético del inmueble. Estas características se dividen en dos grandes grupos:

1. La envolvente térmica como el comportamiento térmico de todas las fachadas, las ventanas, lucernarios o puertas acristaladas, el comportamiento térmico de la cubierta, el sótano y el suelo.

2. Las instalaciones térmicas existentes en el inmueble como el sistema de climatización y el suministro de agua caliente.

Tras el análisis técnico se obtiene la calificación energética del inmueble con un código que lo clasifica según una escala que va de la categoría más alta, la “A” (mayor eficiencia), a la más baja, la “G” (menor eficiencia). Es similar a la que estamos habituados a ver en los electrodomésticos. Una vez establecida la calificación del inmueble, los técnicos desarrollan propuestas de mejora de ciertos elementos del inmueble para aumentar la eficiencia energética del mismo. Estas medidas de mejora van acompañadas del costo económico de ejecutar las mismas y el ahorro económico que conllevaría anualmente en los consumos energéticos.

Por otro lado es importante matizar la diferencia entre el Certificado de Eficiencia Energética y la Etiqueta Energética. El primer documento lo genera el técnico contratado por cada usuario para analizar su inmueble, mientras que el segundo es el documento que generará la administración pública a partir del registro de dicho certificado. Cada comunidad autónoma está creando el proceso de registro de forma dispar. Conviene consultar con las administraciones públicas de la CC. AA., donde se ubica el inmueble, en qué punto se encuentra la emisión de Etiquetas Energéticas.

Con el propósito de asegurar un trabajo profesional y poder ofrecer garantías a los consumidores se ha desarrollado una Orden que regula el Control de la realización de estos Certificados y que sanciona duramente tanto a los agentes intervinientes como al propietario o promotor. Hay tres tipos de sanciones: muy graves, con importes desde 1.001 a 6.000 euros, graves, con importes desde 601 a 1.000 euros y leves, de 300 a 600 euros.

Texto: Rafael C. Alonso Tapia (CEO & Co-funder de Ceeertify)

Puedes leer la revista completa en: http://www.parquesempresariales.org/pdf/40_bc.pdf